pexels-photo-247376

El tiempo pasa y el ser humano no aprende.

Extinción: desaparición total de una especie en el planeta.

El proceso de extinción está relacionado con la desaparición de especies o grupos de especies en un entorno o ecosistema determinado. A lo largo de la historia del planeta hubo muchas extinciones causadas por catástrofes naturales. Sin embargo, en las últimas décadas la gran mayoría de las extinciones de flora y fauna se deben al impacto directo o indirecto de las actividades humanas.

Según el histórico informe de Evaluación Global de la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), de los ocho millones de especies que existen actualmente en el planeta alrededor de 1 millón de especies -incluidos animales, insectos y plantas- están en peligro de extinción. “La velocidad de extinción es centenares de veces mayor que la natural” según Paul Leadley, uno de los autores del informe.

Más del 40% de las especies anfibias, así como más de un tercio de los mamíferos marinos están amenazados. En el caso de los insectos, se estima que 10% de especies están amenazadas. Y las consecuencias, advierte nuevamente Leadley, son directas para la especie humana. Al menos 1.000 especies vertebradas están todavía amenazadas, continúa el informe.

Elaborado durante los últimos tres años, el estudio científico, de más de 1.500 páginas, con evidencia proporcionada por 145 expertos de 50 países y con colaboraciones de otros 310 especialistas más, el informe es el primer panorama completo del estado de la biodiversidad mundial desde 2005 y proporciona evidencia irrebatible sobre el rápido deterioro de la naturaleza en el mundo y de las contribuciones que brinda la biodiversidad a las personas.

 “Los ecosistemas, las especies, la población salvaje, las variedades locales y las razas de plantas y animales domésticos se están reduciendo, deteriorando o desapareciendo. La esencial e interconectada red de vida en la Tierra se retrae y cada vez está más desgastada”, advierte Josef Settele, uno de los autores principales del informe. “Esa pérdida es la consecuencia directa de la actividad humana y constituye una amenaza directa para el bienestar humano en todas las regiones del mundo”.

Según las investigaciones, el informe, destaca -a nivel global- los cinco impulsores directos que han acelerado los cambios en la naturaleza. El primero son cambios, por la acción humana, en el uso de la tierra y el mar y en segundo, la explotación de organismos. Le sigue, con gran relevancia, el cambio climático; la contaminación -la polución plástica se ha multiplicado por diez desde 1980- y, finalmente, las especies foráneas invasoras. Pero también afirman que el impacto además de medioambiental amenaza buena parte de los objetivos de desarrollo sostenible fijados por Naciones Unidas.

El tiempo pasa y el ser humano no aprende. Es necesario un verdadero cambio para un futuro más sostenible. “Nuestro saber local, indígena y científico está demostrando que tenemos soluciones, así que basta de excusas, tenemos que vivir de manera diferente en la Tierra”, dijo el administrador del Programa de Desarrollo de la ONU, Achim Steiner.

Fuentes:
https://elpais.com/sociedad/2019/05/06/actualidad/1557132880_458286.html
https://www.ipbes.net/
https://www.nationalgeographic.com.es/naturaleza/grandes-reportajes/animales-peligro-extincion_12536

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados.