post incendio forestal 2

Incendios forestales, la amenaza

Ya pasaron algunas semanas de aquel post en el que compartíamos la importancia de los bosques naturales del mundo para el equilibrio ecológico de nuestro planeta y no es casualidad, que sean considerados los pulmones verdes de nuestro planeta. 

Si bien en las últimas décadas, la deforestación ilegal y la degradación, entre otros peligros, han causado preocupación por los efectos sobre la biodiversidad y el cambio climático… en el último año han aumentado significativamente los incendios forestales. 

Cuando esto sucede, el fuego se expande sin control arrasando con todo lo que tiene en su camino, afectando la flora y fauna del terreno, muchas veces ríos, carreteras y las casas de quienes vivan en la región. 

Pero además de los daños visibles al momento, ¿qué hay de las consecuencias?

Son muchas: erosión de los suelos, alteración del equilibrio natural, contaminación de las aguas, pérdida de la biodiversidad, aumento de las emisiones de CO2 a la atmósfera, perjuicios a la salud de las poblaciones y perjuicios económicos, destrucción de bienes e infraestructuras, entre muchas otras.

Lo más triste, es que debido a que los incendios son cada vez más frecuentes, sobrepasa la capacidad de recuperación natural, haciendo que las consecuencias muchas veces son irreversibles… 

Si bien lo que está ocurriendo en Australia es de conocimiento público, la temporada de incendios forestales comenzó en septiembre, y las autoridades anuncian que lo peor todavía no llegó.

Inés Camilloni, doctora por la Universidad de Buenos Aires en el área de Ciencias de la Atmósfera e Investigadora del Conicet, opina, “la proyección es notable. Ya en el informe del IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático) de 2007 se advertían cuáles eran los riesgos que traían aparejadas las olas de calor más intensas y frecuentes. Obviamente, la severidad de los incendios, relacionada con las acciones humanas, estaba en carpeta de toda la comunidad científica. El negacionismo de los gobiernos –como sucedió en Brasil– impacta de manera muy negativa y se deja entrever en la reducción de las partidas presupuestarias destinadas a combatir los efectos del cambio climático”.

Y el año pasado, Brasil y Estados Unidos, afrontaron una situación similar. En la Amazonia y California se quemaron 900 y 800 mil hectáreas respectivamente. 

Les compartimos un fragmento de un interesante artículo de Página 12 publicado hace algunos días por el periodista Pablo Esteban: “La búsqueda desenfrenada de la productividad en un marco de capitalismo agresivo choca de frente con la protección de los ecosistemas y los valores naturales. Dos matrices de pensamiento, desde aquí, parecen enfrentarse. A modo esquemático: aquella que, desde la hegemonía, privilegia el fin de lucro, la inmediatez y la explotación de la naturaleza para saciar un anhelo incontenible por el consumo; y otra, que ofrece resistencia y que procura una mirada prospectiva y a largo plazo, valora a las generaciones futuras y, en efecto, pugna por estrechar los lazos de respeto con el planeta. Como siempre, será cuestión de voluntad torcer las decisiones en el futuro. El medioambiente también es escenario de la política.”

Para reflexionar…

Fuentes:

https://www.renovablesverdes.com/consecuencias-los-incendios-forestales/

https://www.rionegro.com.ar/lecciones-que-deja-una-australia-en-llamas-1229403/

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados.